viernes, octubre 26, 2012

Díalogo con un católico parte 2 de 3: La obediencia por encima del bien

Ver parte 1 
Ver parte 3

Bienvenidos a la segunda parte de este diálogo con un católico, este es un recopilado de distintas discusiones que he tenido sobre este tema, los argumentos que presento son respuestas verdaderas que he recibido de distintas personas en discusiones muy distintas; para hacerlo más sencillo unificaré esas voces en la de un solo católico, entendido y sofisticado. En esta ocasión trato de demostrar que la religión procura volvernos obedientes, no buenos.

Contexto: Acabo de confesar que soy Ateo y después de discutir las razones que encontré en la naturaleza para serlo cambiamos la plática al origen de la moralidad.


Católico- no me gusta pensar que esto es todo, ¿para qué hacemos todo lo que hacemos si al final no sirve para nada? Si solamente somos animales hechos de carne y nuestros pensamientos hechos de químicos ¿de qué nos sirve ser buenos?

Yo- Nos sirve para sobrevivir, si todos fuéramos ladrones, ingratos o agresivos no hubiéramos podido sobrevivir como grupo, en la prehistoria la gente abusiva y avariciosa era rechazada del grupo, lo que le garantizaba la muerte.

Católico-¿Y los mentirosos o los que sabían engañar y robar a escondidas?, si tu grupo no tiene forma de saber que fuiste tú el ladrón y no te expulsan de la tribu; si nadie te está viendo ¿por qué portarse bien y decir la verdad?, y ¿Cómo es que cientos de religiosos dan caridad a desconocidos que no van a volver a ver jamás?

Yo- bueno, somos muy buenos mentirosos, y seguramente hay razones evolutivas para haber desarrollado esa habilidad, otra posibilidad es que la habilidad para engañar sea reflejo de alguna otra capacidad indispensable para la vida en sociedad y la mentira sea un producto secundario de una habilidad indispensable, pero la evolución siempre trabaja para ambos lados, cuando un individuo se vuelve un buen mentiroso, aquellas personas que se vuelvan buenas detectando mentiras tienen más oportunidades de sobrevivir; Portarse bien cuando nadie te ve es resultado de una autoevaluación constante que hacemos de nosotros mismos, nuestra búsqueda de la congruencia nos empuja a tratar de ser personas que nosotros mismos consideremos agradables, queremos ser confiables y buenos, y probablemente eso ayudaba a la tribu a pasar por épocas de escases. Y por la generosidad aunque suene mal, probablemente solamente es un error evolutivo, el instinto te dice que seas generoso con todos los que te encuentras porque cuando surgió ese instinto vivíamos en comunidades pequeñas donde todos eran familiares, afortunadamente nuestro instinto se equivoca en este sentido porque ayuda a conseguir cooperación con desconocidos.

Católico- Estoy de acuerdo con eso que dices, lo que yo digo es que esa primera moralidad la implantó Dios en los seres humanos, un conocimiento del bien y el mal que le permite distinguir, y aun así necesitamos una guía constante que nos mantenga en el buen curso. Jesús nos enseña a amar a todos sin hacer distinción.

Yo- Si amar tiene algo de bueno es su impacto en tu grupo social, una persona generosa y amable tiene sentido y es una postura razonable en una sociedad de gente agradecida donde todos cuidamos unos de los otros. Si te convenzo de que Dios no existe ¿empezarías a matar gente y a violar mujeres y niños?

Católico-  No, pero también porque mi religión me enseño que eso está mal, si de niño nadie me hubiera dicho que estaba mal no lo sabría.

Yo- ¿y cómo te lo enseño? A base de prometerte una recompensa eterna por obedecer o un castigo eterno por desobedecer, si la religión no te enseña por qué unas cosas están mal y otras están bien, simplemente dibuja dos círculos y en uno coloca las acciones que aprueba y en el otro las acciones que desaprueba, te lo repite hasta que lo memorizas y tan tán.

Primo- Claro que no Rafa, hay razones justificadas para la postura de la iglesia, y como católicos es nuestra obligación conocerlas, ok, hay muchos que no se interesan y que la toman como tú tal vez, no somos ignorantes ni creemos nada más porque sí o porque nos lo enseñaron nuestros padres, el mensaje de la iglesia y de Jesús no era obvio en su época, y yo creo que si fue revelado por Dios.

Yo- No pienso que ustedes sean ignorantes en lo más mínimo, yo divido a la gente en el grupo de la gente congruente y la gente incongruente, tú dices que eres católico y no es de dientes para afuera, asumes toda la responsabilidad que el título carga a diferencia de otros, por eso sé que puedo hablar contigo de estos temas, sé que has llegado a conclusiones más sofisticadas y mejor construidas que muchos de los que se dicen católicos, tal vez la moralidad de Jesús estaba muy desarrollada para su época en esa región, pero él no fue el único  al que se le ocurrieron esas ideas, Krishna es más antiguo y tenía la misma regla del amor que Jesús, curiosamente también murió crucificado. Y Jesús es sólo una parte de lo que te enseñan en la iglesia, fijate en el mensaje que dan, a ver dime ¿Matar está bien?

Católico- no

Yo- ¿y qué tal cuando te lo pide Dios? Ya lo ha hecho antes, ahí tenemos la historia de Abraham e Issac.

Católico- No, la historia de Abraham es una historia de Fe, Abraham sabe que dios va a detener su mano y por eso lanza la daga, esa es una historia alegórica que pretende enseñar lo valioso de la fe, Dios jamás me pediría eso.

Yo- ¿es eso lo que dice la iglesia? O eso lo dices tú, en la biblia hay muchos sacrificios que pide Dios en los que no detiene “la daga”. A mí me parece una historia sobre obedecer y tener miedo a Dios. ¿Cómo sabes que esa historia definitivamente no es sobre obediencia? ¿Estás diciendo que ningún sacrificio hecho en la biblia sucedió o qué antes a dios le gustaban los sacrificios y cambio de parecer hace dos mil años? A mí me parece muy claro el mensaje de la biblia “aquí están las respuestas, sus derechos y obligaciones, pueden seguirla o recibir el castigo, es su elección”.

Católico- es que tú te sigues imaginando a Dios con barba blanca, un cielo con nubes y un infierno con llamas, no es así, el infierno no es un castigo, es estar alejados de Dios, al morir nos quedamos en paz o morimos intranquilos si nuestra conciencia no está limpia, y al morir nos quedamos en ese estado por la eternidad, no se trata de una recompensa o un castigo.

Yo- pero eso no te lo dicen en misa, lo dicen los católicos académicos que escriben libros y no los padrecitos de pueblo. Mi pregunta es ¿qué está enseñando la iglesia? Y la iglesia te dice estos son mandamientos, no sugerencias, si dios te lo pide debes de matar a tu hijo, dios te obliga a ser bueno y te prohíbe ser malo; la única forma que ofrece la iglesia para distinguir lo bueno de lo malo es ir y checar en la lista de las cosas prohibidas, la lista de las cosas que no le importan y la lista de las cosas que están obligadas y punto. ¿dios te prohíbe hacer cosas malas porque son malas o las cosas malas son malas porque las prohíbe dios?

Católico- Las leyes de la iglesia están escritas en positivo, nunca en negativo.

Yo- más de la mitad de los diez mandamientos son prohibiciones, la historia de Adán y Eva es una historia de desobediencia a Dios donde el castigo fue el trabajo y parir con dolor. La iglesia moderna tiene una cara más amable, pero eso es muy reciente, durante siglos el valor principal era la obediencia, no hacer el bien, ni minimizar el sufrimiento, matar cuando Dios te lo ordena era una obligación moral y la iglesia ejerció ese poder durante años. Si lo mejor que tiene la iglesia para prohibir el condón y el matrimonio entre personas del mismo sexo es decir que el diseñador no tenía contemplado que el pene se usara de esa manera, entonces no es digna de ser tomada en serio.



Hasta aquí dejo el diálogo de este tema, creo que ha quedado claro por qué pienso que la iglesia enseña la obediencia más que el bien, entiéndase que las conversaciones que dieron lugar a este escrito eran más dinámicas y se tocaban varios temas a la vez que estoy tratando de separar, también es un trabajo en progreso que estoy dispuesto a editar para mejorar o fortalecer ambos lados de la discusión, déjame conocer tú opinión en los comentarios, gracias.

2 comentarios:

Rafael Baralt dijo...

Hola Rafael, esta segunda parte de la conversación llega a otras profundidades. Coincido contigo en el hecho de que la iglesia enseña a ser obediente, mas eso no es garantía de ser bueno. La bondad no tiene nada que ver con creencias religiosas, aunque las religiones se la atribuyan.
Excelente tu recopilación de ideas extraídas de esas conversaciones.
Saludos amigo.
Rafael Baralt

Rafael Cuen dijo...

Muchas gracias tocayo, pienso igual que tú, son reglas que provienen de gente controladora que querían que todos se comportaran de una forma que ellos aprobaran, solo puedo imaginarme el terror que se sentía vivir en una época con una iglesia dominando.