sábado, noviembre 10, 2012

Hippies New Age parte 1 de 3: La dualidad cuerpo-alma

Ver parte 2
Ver parte 3


Este texto trata de los argumentos de los New Age y mi respuesta a ellos, este tema me interesa particularmente porque mi padre a sus 50 años sufrió, según pienso, una crisis de la mediana edad y se volvió un Hippie New Age de pelo largo y barba que practica yoga, meditación y habla de “sincronicidades” para explicar su cosmología, ya hemos tenido pláticas sobre estos temas y aún no lo he podido convencer de que meditar por “el cambio de era” no sirve de nada, que si quiere cambio en el mundo hay que forjarlo con esfuerzo y dedicación, no sólo es mi padre, aquí en Guanajuato hay toda una cultura de gente que se siente mejor persona por cerrar los ojos y poner cara seria mientras se sienta sobre un tapetito. En esta ocasión utilizaré un formato distinto para tratar los temas, porque quiero practicar otras formas de redacción, los argumentos no son muy fuertes y se basa en puras suposiciones, pero trataré de hablar de los principales fenómenos que la filosofía New Age clama como evidencia de sus poderes místicos y maravillosos con la medida de respeto que me sea posible.

Creo que se puede desglosar su creencia en tres partes principales
1-    La dualidad cuerpo-alma
2-    La “acción” del pensamiento sobre el universo
3-    Los superpoderes

Iba a intentar discutir los tres argumentos en una sola entrada, pero conforme fui escribiendo me di cuenta que cada argumento requería más texto del que esperaba, así que esta semana sólo trataré el primer punto.

La dualidad cuerpo-alma

Debería bastar decir que no hay evidencia de la existencia del alma, pero esto no es suficiente porque la mayoría de creyentes considera que sí hay evidencia del alma, algunos piensan que el pensamiento mismo es la evidencia del alma, otros que las experiencias cercanas a la muerte y otros que lo que “ven” mientras meditan conforma parte de la evidencia, así que me esforzaré por descartar estas y otras típicas declaraciones.

Para empezar tenemos que entender cómo surgió la idea de que era necesaria un Alma, lo cual es un poco difícil de hacer sin entrar un tanto en la especulación. El primero en mencionar las almas, si no me equivoco, fue Platón o más bien el personaje de Sócrates en los diálogos platónicos; En la primera parte de la Apología de Sócrates*1, este defiende ante sus discípulos la inmortalidad de su propia Alma, curiosamente nadie desafía la idea de la existencia de un alma, la discusión sólo trata de desafiar la inmortalidad de la misma. Esto me parece interesante porque cuando yo era creyente nunca se me ocurrió separar estas dos afirmaciones 1.- el alma existe, 2.- dicha alma es inmortal; Bueno, pues Sócrates no pensaba que cualquier Alma era inmortal, para él la inmortalidad del Alma era algo que se podía entrenar, para él había dos tipos de necesidades las mundanas y las intelectuales, y las primeras interferían en la libertad de las segundas; de manera que entre más se separara uno de sus necesidades mundanas más probabilidades tenía uno de convertir su propia alma en inmortal al igual que las formas abstractas como el número 3 que en su forma pura es “indestructible”.

Aristóteles desarrolló un concepto de Alma similar, el Alma para Aristóteles es el principio de la racionalidad, así que ya no se trata de aquello que nos da vida, si no aquello que nos da nuestra humanidad. Este no me parece un argumento válido, pues lo que hace es solamente ponerle la etiqueta de Alma al origen de la racionalidad; es decir, en lugar de decir la verdad “no sé cómo surge la racionalidad”, utilizó el parche del Alma para explicar esa parte, es imposible decir que este tipo de alma no existe porque no le da descripción alguna; lo que sí se puede atacar es que digas que esta parte que nos da la racionalidad además es capaz de sobrevivir la muerte, o que se puede separar del resto del cuerpo durante la meditación; Es como decir “nadie sabe qué es lo que produce las enfermedades, llamaremos a eso Demonios hasta que alguien tenga una mejor respuesta”; pues la mejor respuesta ha surgido gracias a la tecnología encefalográfica y en todo caso la parte que nos da la racionalidad son células bien localizadas en la corteza del cerebro y se sabe gracias a los estudios que se hacen de cerebros tanto vivos como muertos.

De cualquier manera, nada de esto explica cómo pudo surgir esta idea de las almas, y probablemente era una noción más antigua que Platón o que Sócrates, sabemos que los Egipcios creían en una vida después de la muerte y probablemente lo hacían también otras antiguas civilizaciones y tribus, lo digo porque se pueden encontrar en casi todas las épocas de la humanidad tumbas y arreglos funerales*2 que hablan de esta creencia donde el muerto podía llegar a necesitar cosas estando muerto. Es aquí cuando tenemos que especular sobre el primer motivo que hizo penar a los antiguos Homo Sapiens que había alguna clase de experiencia después de morir. Una respuesta puede ser el sueño, este hombre primitivo cada noche mientras tiene los ojos cerrados viaja a este mundo con pocas restricciones donde interactúas con personas y te desplazas por lugares que, aunque familiares, son desconocidos por la persona; pudiera ser que este hombre, al ver que un amigo o familiar cae y cierra los ojos, imagina que está viajando a este mundo alterno, simplemente siendo incapaz de volver a despertar cuando se detiene su respiración. Quizás gente enferma o herida que se recuperaba despertaba  hablando de cientos de cosas que vieron mientras tenían fiebre recuperándose.

 La realidad es que es incierto cómo pudo haber surgido por primera vez esta idea, pero fue, obviamente, bien recibida y se propagó por todo el mundo aunque con algunas variaciones dependiendo de la región geográfica. Sin embargo la pregunta se mantiene ¿necesitamos un Alma para existir? En la antigüedad se pensaba que sí, aunque probablemente el Alma era algo muy distinto a lo que se considera Alma en estos tiempos; los animales, plantas y personas tenían Almas en distintos grados donde el ser humano simplemente era el que estaba mejor dotado de “Alma”, a diferencia de los cristianos que piensan que el ser humano es el único Animal poseedor de esta característica. Esto es importante porque los New Age piensan justamente lo primero, una visión Budista (un poco condescendiente), donde todo en el universo tiene su propia interacción con este mundo metafísico de las figuras platónicas.

Aquí es cuando podemos intervenir con un poco de sentido común para refutar esta proposición; el problema es que los New Age aseguran que no se puede detectar este mundo metafísico más que a través de la meditación, Algunos atribuyen una estructura biológica con la cual esta interacción sucede, unos le llaman “el tercer ojo” otros la glándula Pineal. Al parecer esta estructura que tiene forma de piña es lo que le permite exclusivamente a los humanos interactuar con este mundo metafísico. A mí me parece que es una aseveración muy importante, básicamente están diciendo que se requiere una estructura física para poder captar e interpretar el universo metafísico, yo no veo por qué dicha estructura no pudiera ser replicable con tecnología y permitir que una computadora interactuara con el mundo metafísico de la misma manera que un estéreo interactúa con las ondas de radio. No he encontrado mucha información sobre la glándula pineal más que en páginas de Hippies, no estoy seguro si existe dicha estructura en realidad pero,  en la mayoría de esquemas del cerebro que he revisado la glándula pineal simplemente no aparece, y cuando aparece (solamente en las páginas Hippies) señalan que se sitúa exactamente donde se encuentra el hipotálamo, glándula de donde surgen nuestras emociones e instintos más simples.

Hay otros que no creen necesaria dicha estructura, la conexión que el alma puede hacer con el mundo metafísico es un hecho, el cuerpo no es más que un simple transporte para el Alma y en todo caso la priva de alcanzar su pleno potencial. A mí me parece entristecedor que alguien mire al asombroso cuerpo humano y sólo pueda verlo como un pedazo estorboso de carne que impide al espíritu volar sobre los prados (esto también aplica para muchos cristianos). Ataquemos de cualquier manera esta afirmación de que el Alma es necesaria para justificar la conciencia; No soy el mejor para explicarlo, pero los neurólogos ya han identificado el origen químico y estructural de la conciencia, la moral, la superstición y las alucinaciones, la explicación del Alma simplemente no es necesaria en el modelo. La mente y el pensamiento al parecer no son más que estructuras ejecutando funciones específicas, note cómo dije estructuras y no neuronas, Antonio Damasio*3  un reconocido neurólogo dice que la mente es un proceso de todo el cuerpo y no sucede exclusivamente en el cerebro, en pocas palabras, sin cuerpo no hay ni mente ni conciencia; lo que llamamos conciencia es simplemente la interacción que existe entre el sistema nervioso central y el resto del cuerpo durante el proceso de “monitoreo” de las condiciones corporales. Todo indica que el cerebro funciona en base a principios deterministas y el libre albedrío no es más que una ilusión, sobre esto complementaré más tarde cuando pueda conseguir el libro de “Free will” por Sam Harris, donde según entiendo explica los experimentos que llevaron a esta conclusión, esto no quiere decir que no tengamos ninguna herramienta para ser mejores tomando decisiones, la neuro-lingüística ofrece un método efectivo para reprogramarnos, pero eso lo pueden investigar ustedes mismos.  

Esto nos lleva a la conclusión de que la meditación y las cosas que suceden en la mente durante ella son solamente estados de pensamiento alterados, y todas estas experiencias extra-corporales son solamente producto de la imaginación, aunque de esto hablaré más adelante cuando trate el argumento de los superpoderes. No existe justificación para mantener la teoría de las Almas y no es ni siquiera una propuesta seria, el resto de los argumentos que he encontrado hablan del Alma como necesaria para la moralidad o para iniciar la vida, pero la biología y la química orgánica ya han resuelto, por mí, estos problemas y si quieren una respuesta rápida les recomiendo que vean alguno de los múltiples debates de Richard Dawkins que se pueden encontrar en youtube con facilidad.

Hay un último argumento un poco más moderno para aseverar que el alma existe, no sé si alguien le haya puesto un nombre todavía, pero digamos que es el argumento de “la conservación de la energía”. Básicamente dicen que la vida es una clase de energía, las rocas y gases se mueven a la deriva, pero la vida es, de alguna manera, una clase de energía que mantiene a la materia cohesionada en la estructura que nos conforma, y esta energía no se crea ni destruye, solo se transforma al igual que los otros tipos de energías. Siento pereza tan solo de responder a esto… nuestro cuerpo utiliza energía para mantener sus funciones, energía que obtiene de sus alimentos, esta energía no se acumula en el cuerpo, se utiliza y se convierte en trabajo y calor, de la misma manera que un robot, si la estructura está dañada o lo suficientemente deteriorada como para que el proceso de utilizar energía pueda continuar, simplemente dejamos de funcionar; Nuestros cuerpos son máquinas, increíblemente complejas y sofisticadas, Richard Dawkins dice “los cuerpos son máquinas de genes, en el sentido de que aquellos genes que eran mejores construyendo máquinas donde pudieran replicarse eran los que sobrevivían”, la energía que emplea el cuerpo para moverse viene de los alimentos y las reacciones químicas que estos alimentos generan en el cuerpo, la energía se pierde en trabajo realizado y calor, y cuando el sistema se deteriora se vuelve incapaz de continuar utilizando dicha energía.  

 Tenemos que entender que existe una diferencia en la concepción de alma después de la revolución industrial, antes de esa época no existía el concepto de “energía”, fue hasta 1922 cuando Walther Nernst enunció las leyes de la termodinámica y otras leyes sobre la energía, así que asimilemos que el tener esa información sobre el mundo modificó permanentemente nuestra cosmovisión y las personas que hablan de las almas refiriéndose a esta nueva interpretación no están hablando de lo mismo que las generaciones pasadas, a esto me refiero cuando digo que es un argumento más moderno. Una amiga dice “pero la ciencia también ajusta sus conceptos por unos nuevos y más adecuados”; es verdad, pero lo que no hace la ciencia es decir que algo está ahí antes de tener una observación que lo respalde; es mejor estar satisfechos con un “no sé” a inventar hipótesis y luego decir que son teorías fundamentadas.

Y por último, para los que dicen “yo no creo que seamos simples máquinas” les mando un cordial saludo y una invitación a la ciencia y observación; la realidad ES, independientemente de si la apruebas o te incomoda, esta idea de que necesitas una parte metafísica para existir es simplemente deseada, no hay ninguna observación o evidencia que la respalde, el ser humano evoluciono para desear continuar viviendo, y te parezca bien o te parezca mal, al momento de la muerte dejamos de existir, nuestros átomos se reintegran al sistema y nunca vuelve a emerger la estructura que una vez nos conformó, acepta este hecho de la vida y trata de vivirla al máximo porque no vas a tener una segunda oportunidad.

Esto es todo por esta semana, déjenme saber su opinión y saber si piensan que necesito ahondar en algún tema en particular, muchas gracias; En la próxima entrada trataré el tema de la acción del pensamiento sobre el universo. Gracias por leer.

*3-La búsqueda del entendimiento de la conciencia http://www.youtube.com/watch?v=LMrzdk_YnYY&feature=plcp

2 comentarios:

Rafael Baralt dijo...

Hola Rafa,

Sobre la dualidad cuerpo/alma tengo mi propia historia personal. Cuando escribí mi artículo sobre la clonación humana indiqué que un clon tendría su propia alma, independientemente de que el cuerpo sea producto de una manipulación genética de otro. Con eso quería decir que un clon humano sería un ser independiente, con pensamientos propios y personalidad única. Estando muy orgulloso de mi teoría, le envié mi artículo al grupo “El Rincón de la Ciencia y la Tecnología”, y ¿a que no adivinas?, me descuartizaron por completo mi artículo; pero en lo que más se afincaron fue sobre el término ‘alma’ y el uso que le estaba dando; es decir, científicamente no se puede comprobar la existencia del alma. Confieso esto sin vergüenza porque todos hemos pasado momentos amargos alguna vez durante el proceso de búsqueda de la “verdad”. En fin, hoy en día pienso como tú referente a ello. Si no hay nada que sustente su existencia -así se empeñen en decir que al morir el cuerpo pierde unos gramos atribuibles al alma que sale de él- no tengo más que ponerlo en duda, así como el término “espíritu” (por cierto me encantaría que hablaras de ello en algún próximo escrito sobre espiritualidad).

Ahora bien, a nivel poético-literario uso la palabra alma como asociación al estado más puro y trascendente del ser, pero como mi faceta de escritor prolijo estriba mucho en la ciencia ficción (a veces romanticismo) bien puedo utilizar el término sin necesidad de dar explicaciones profundas sobre mi verdadero punto de vista.

Sobre que el alma es una energía y ésta no muere sino que se transforma, tampoco existe algo que demuestre que esa energía se lleve la conciencia consigo (suponiendo que el cuerpo realmente la expulse con la muerte física); si no fuese así ¿de qué serviría tanta meditación, tanto bien hecho en vida, tanto acercamiento a dios (para los creyentes), tanta ridiculez New Age para conseguir la ‘iluminación’, etc. si al morir se desvanece con el cuerpo? Entonces, esa energía “almática” (si cabe el término) ¿está constituida de todas las vivencias?, y de serlo, ¿también cargaría con las vivencias y recuerdos de las otras vidas? A mí me cuesta creerlo, por eso comparto tu visión al respecto.

Saludos,

Rafael

Rafael Cuen dijo...

Gracias Rafael, por compartir este valioso comentario, al igual que tú en ocasiones utilizo la palabra alma como metáfora para hablar de la condición humana sin que esto signifique que el alma sea en realidad un agente externo al cuerpo, curiosamente la palabra metáfora es utilizada metafóricamente ahora, originalmente se refería a cualidades en los objetos que tomaban prestados del mundo metafísico que el mismo Platón imaginaba que había, cientos de palabras han modificado su significado original, lo que es grandioso pues son muletillas que nos ayudan a visualizar varias características de un objeto con una sola palabra.